Archive by Author

Mantras

Los mantras son canciones, melodías de una sola frase o palabra que se repite 108 veces.  La palabra Mantra proviene del sánscrito y significa liberación de la mente.Los Mantras tanto como si lo cantamos o escuchamos nos llevan a la meditación y relajación.

Los mantras podemos crearlos nosotros mismos con una oración o una sílaba, la acompañamos de una respiración consciente repetimos 108 veces hasta que se diluya y lleguemos a quedar en silencio.

El OM es el mantra más conocido y utilizado, hay muchos mantras poderosos como el OM MANI PADME JUM, los mantras son de difícil traducción, pero lo importante es el poder que cada sílaba tiene en las personas.

Los mantras nos ayudan y favorecen nuestro sistema nervioso, calma la mente y la ansiedad. 

La música es un arte que nos acompaña desde épocas ancestrales y  el mayor activador de emociones y comunicación.

FLOR DE LA VIDA.

La Flor de la vida es el símbolo más importante, antiguo y maravilloso  de la Geometría Sagrada, es el patrón perfecto  de la creación, es la representación gráfica del origen del universo, de nuestros orígenes.

La Flor de la vida es un patrón de proporciones perfectas que contiene 19 círculos, cada uno de igual diámetro se entrelazan entre sí manteniendo una armonía y simetría perfecta,  solamente comenzando por la forma circular ya estamos ante la representación de la infinitud, el movimiento, la evolución y la perfección.

La circunferencia es una forma que todo lo concentra y en su interior donde todo sucede.

Los primeros 7 círculos se enlazan dejando un punto central y 6 puntos de unión , esta figura es la SEMILLA DE LA VIDA, ella  contiene la información de quienes somos , nuestro origen y todo lo necesario  para el crecimiento y desarrollo. Todo nace y existe a partir de esta matriz.

Su observación estimula nuestra concentración, control, desarrollo, consciencia y serenidad interna.

Su geometría engloba todos aquellos patrones mediante los cuales el Universo se manifiesta.

Su origen se remonta a más 6000 años, en el antiguo Egipto este símbolo se denomina Merkaba, ”Mer”campo de luz y energía“Ka” alma, “Ba”cuerpo.

Simboliza el campo energético que rodea el cuerpo humano, representación de la perfección y armonía.

LA FLOR DE LA VIDA da origen al árbol de la vida, la Cábala, La estrella de David , El cubo del Metatron.

Cómo dibujar LA FLOR DE LA VIDA .

1)  Marcar un punto “o”  Pinchar con el compás en “o” y trazar una circunferencia. Este diámetro de circunferencia se mantiene todo el dibujo.

2) Trazar el radio de la circunferencia y marcar el punto “A”. Con el mismo diámetro de circunferencia pinchar en “A” y trazar un nuevo círculo, dando origen al punto “B”.

3) Pinchar en  B trazar un círculo que da origen al punto C.

4) Pinchar en  C trazar un círculo que da origen al punto D.                                5) Pinchar en  D trazar un círculo que da origen al punto E.                                6) Pinchar en  E trazar un círculo que da origen al punto F.  

7) Pinchar en F trazar el séptimo círculo que da origen a la Semilla de la vida.

8) Pinchar en F trazar un circulo que da origen al punto G.

9) Pinchar en G trazar un nuevo círculo , cada nuevo círculo da origen a un nuevo punto, siguiendo el sentido de las agujas del reloj, pinchamos en los nuevos puntos, damos una vuelta completa con 13 puntos y 12 círculos.

Estos 19 cÍrculos forman la FLOR DE LA VIDA.

Siguiendo con el mismo patrón podemos hacer círculos de forma infinita.

Beneficios de los colores.

Los colores están presentes en nuestros alimentos, los vegetales reciben gran parte de su energía de la luz del sol y  de la tierra, según la característica de cada uno y su color nos brindan diferentes propiedades que benefician nuestro equilibrio.

Los alimentos de colores cálidos; rojos, naranjas, amarillos son estimulantes, energéticos nos dan vitalidad, ayudan a nuestro sistema inmunológico.

Los azules, púrpura, son alimentos refrescantes y relajantes, buenos para la memoria.

Los verdes equilibran el cuerpo, lo encontramos en casi todas las verduras frutas cereales.

Los colores son terapéuticos en sí mismos, la Cromoterapia es una terapia que por medio de los colores nos ayuda, de una forma natural y no tóxica sin contraindicaciones a tratar enfermedades a nivel físico y emocional.

Desde la antigüedad distintas civilizaciones como los Persas, Egipcios, Chinos, Indígenas Americanos utilizaban los colores ya sea en  telas que cubrían a las personas enfermas o por medio de la luz  para contrarrestar los síntomas de las diferentes  enfermedades, la carencia de colores dentro del organismo provoca un desequilibrio energético,  las terapias y trabajar con los colores es una forma de poder restablecer el equilibrio físico y emocional.

En el siglo IX Hipócrates escribió sobre el tratamiento de las enfermedades por medio del color.

Explosión de Color. Pintura acrílica sobre material reciclado, 80×80 cm

COLORES.

Los colores conviven permanentemente entre nosotros, nos influencian de  forma visual y por medio de sus vibraciones.

Cada elemento que vamos a adquirir lo primero que buscamos es color, el que más nos gusta, el que nos llame más la atención, todos tenemos nuestro color preferido, elegimos nuestra ropa con colores que nos hacen sentir cómodos.

Su influencia puede cambiar nuestros estados de ánimo, un cielo azul, un cielo gris, un bosque con cientos de variedades de verde en primavera, un bosque  con hojas marrones y amarillas en otoño, un paisaje nevado, el sol  naranja del amanecer o amarillo del atardecer, jardines con flores de infinitos colores, el mar de un azul intenso  un mar gris reflejando una tormenta, los verdes de los lagos, los infinitos colores de las montañas y de las piedras.

Sin saber nada sobre el significado de los colores podemos experimentar sólo con la observación silenciosa, qué sentimiento despierta en nosotros cada color, que emoción nos invade, alegría, tristeza, tranquilidad, calma, relajación, nostalgia, tensión, irritación, nos transportan a distintas épocas y  lugares.

LOS COLORES Y LOS MANDALA

¿Cómo pintarlos?

Pintar Mandalas es una tarea hermosa y muy fácil, casi no tiene reglas. Buscamos un lugar donde estar tranquilos, podemos acompañar con música si es posible mantras o música relajante que nos guste, necesitamos un mandala que podemos dibujar nosotros mismos o imprimir o tener un cuadernillo de mandalas,  delante nuestro colocamos  todos los colores y nos dejamos llevar por el que más nos llame la atención, podemos pintarlo de dentro hacia afuera o de afuera hacia adentro, siguiendo la simetría del dibujo pintamos del mismo color las mismas formas, podemos utilizar muchos colores o unos pocos en distintas tonalidades, lo importante es la concentración, ser conscientes de la respiración  disfrutando del momento presente.

Una vez terminado nos tomamos unos minutos para contemplarlo, dirigimos la mirada al centro del Mandala y vamos extendiendo a su totalidad, los colores y las formas trabajan en nosotros sin darnos cuenta.Desde que comenzamos a pintarlo hasta su observación permanecemos en un estado meditativo muy relajante y beneficioso.

Algunos de los tantos beneficios que podemos obtener de pintar Mandalas.

Pintarlos nos permite trabajar con nuestras emociones, ser mas flexibles con nuestros pensamientos , actúa sobre nuestro inconsciente proyectando por medio de los colores su contenido.

Las formas y los colores llegan a nosotros por medio de nuestros sentidos, captando su vibración en un lenguaje no verbal.

Equilibra nuestros dos hemisferios cerebrales, el hemisferio izquierdo; lógico, analítico, racional, organizativo, el hemisferio derecho; creativo, imaginativo, emocional.Cuando los dos hemisferios trabajan juntos baja el flujo de pensamientos, aleja la mente del pasado y del futuro y nos mantiene en estado de presencia.

Nos ayuda a desarrollar la atención, memoria, concentración, eleva  el nivel de conciencia , la creatividad.

Fotos del taller de Mandalas que realizo hace 8 años de forma voluntaria en el Centro Cívico de Platja d’aro.

Como dibujar nuestros propios mandalas.

Uniendo puntos.

Podemos dibujar infinidad de MANDALAS uniendo puntos de forma muy fácil y creativa.

Los puntos se originan de la unión del los círculos concéntricos y las líneas que dividen la circunferencia en partes iguales.

Utilizamos: papel, regla, lapis, compas, transportador.

1 Marcar un punto “A”.

2 Pinchar el compás en “A” y trazar círculos concéntricos tantos como queramos dibujar.

3 Dividir el círculo en 4,6,8,10 ……partes iguales.

4 Al cruzar las líneas rectas con los círculos dan origen a nuevos puntos.

5 Unimos los puntos de forma simétrica, dando forma de triángulos, cuadrados, líneas rectas como este ejemplo y también usamos curvas.

6 Para descubrir nuevas formas dentro del mandala, una vez terminado, podemos utilizar la goma de borrar y de forma simétrica ir borrando lineas.

Geometría Sagrada.

Solo las palabras «Geometría Sagrada» nos da la sensación de  algo muy difícil, un tema que necesita mucho estudio  para especialistas y sobre todo alejado de nosotros, que no es importante en nuestro día a día. Pero lo más maravilloso es que sin saberlo convivimos con la GEOMETRÍA SAGRADA todo el tiempo. Hay muchas personalidades, científicos, filósofos religiosos, matemáticos, geómetras que durante siglos en distintas culturas, épocas, civilizaciones han dedicado su tiempo al estudio de la GEOMETRíA SAGRADA aportando distintas teorías, puntos de vista , llevándolo a distintos terrenos, arte, ciencia, más religiosos o más místicos.

Los patrones universales con los que la naturaleza se manifiesta, el crecimiento de las plantas, flores, los anillos en los troncos de los árboles, las formas de las hojas de cada especie, las líneas de las cebras, las manchas de los leopardos, el crecimiento espiralado de los caracoles, piñas, flores, el movimiento del agua, olas, espuma, la ramificación de los ríos, árboles, nuestro sistema nervioso, circulatorio, nuestras células, gotas de agua y podría citar infinitos ejemplos de patrones que la naturaleza  dibuja con una secuencia matemática y simetría  perfecta, estos dibujos con forma mandalica, de espiral, ramificada o fractal  son la representación gráfica arquetípica del universo y todo lo que nos rodea.

La GEOMETRÍA SAGRADA está presente en la música, el vuelo sincronizado de las aves, la luz y el sonido.

Esta perfección de la naturaleza también es la perfección de nuestro cuerpo físico, mantenerlo en armonía, coherencia y equilibrio es nuestra misión, respetando la naturaleza y a nosotros mismos.

Los Mandalas son un patrón de la GEOMETRÍA SAGRADA que nos ayuda a reconectarnos con nuestro origen, un esquema que está en nuestra mente, es un arquetipo un símbolo compensador que trae orden en momentos de descontrol,nos centra y nos conecta con nuestro yo interior.

No soy una especialista en geometría, pero por medio de los mandalas la incorpore a mi vida y veo que de una forma simple podemos llegar a ella, como una herramienta más en nuestro camino unificador.

¿Qué son los Mandalas?

La palabra MANDALA es de origen Sánscrito, antigua lengua de la India y significa “Círculo”, “Cerco que rodea el centro” pero podemos encontrar muchas maneras de definirlo dependiendo de las civilizaciones y etapas de la historia: círculo sagrado, círculo mágico, círculo de energía, talismán, círculo de la abundancia, superficie consagrada, centro energético, centro de equilibrio, siempre encontramos este símbolo como herramienta para tratar las intenciones, transformar la energía, como símbolo de abundancia, prosperidad, protección, con fines meditativos, un esquema del mundo y de nosotros mismos.

Es una figura geométrica, su punto central es el elemento más importante del Mandala, todos los puntos se encuentran a la misma distancia del centro, el centro es fijo y todo a su alrededor está en movimiento y cambio.

No necesitamos interpretarlo, solo observar la imagen que llega a nosotros de forma inconsciente. 

Los Mandalas fueron utilizados en diferentes culturas por Chamanes, maestros espirituales, sanadores, en China, India, Tíbet, Egipto, México, Perú, en distintas épocas y culturas. Aunque hayamos crecido solos en un desierto, en una isla, en la montaña sin contacto con ninguna civilización, aparecerá el Mandala como esquema organizativo de orden y veneración,

Carl Jung decía “El Mandala es un símbolo que está en el inconsciente colectivo y es la representación gráfica visible de nuestra psiquis”. Es el principal arquetipo, como una especie de memoria biológica que se encuentra en los seres humanos”

El crecimiento de una flor, las galaxias el sistema solar, nuestras células, glóbulos rojos, átomos, una gota de agua, los círculos concéntricos del tronco de un árbol, si cortamos un limón una naranja, los ojos e infinidad de elementos  encontrarnos la forma mandálica como uno de los 4 patrones  organizativos que tiene la naturaleza para manifestarse.

Trabajar y entrar en sintonía con ellos es estar en contacto con la naturaleza y con nosotros mismos, representa la totalidad de la mente consciente e inconsciente, interactuar con ellos nos ayuda a sanar la fragmentación psíquica y espiritual a recobrar el equilibrio y reconectarnos con nuestro ser, nos lleva a un estado de concentración, relajación, expande nuestra conciencia, estimula la creatividad, talentos, intuición, conocimiento de uno mismo.

Los mandalas nos activan los dos hemisferios cerebrales, el hemisferio izquierdo analítico, organizativo que procesa la información verbal y el hemisferio derecho creativo absorbe las imágenes la parte no verbal, al conectar  los dos hemisferios cerebrales al mismo tiempo desciende el flujo de pensamientos, aumenta la concentración,relajación.

La simetría del Mandala, un círculo perfecto, forma una figura armónica y equilibrada que nos  transmite armonía y equilibrio , las imágenes entran en nosotros en un lenguaje no verbal solo tenemos que observarlos, pintarlos y ellos trabajarán en nosotros .

Este mandala es muy especial, fue el primero que pinte cuando superé el primer brote 2011.

La curiosidad de los Mandalas.

 

Siempre hay una intención primera,  la que nos impulsa que despierta la curiosidad, la pintura y el dibujo siempre estuvieron en mi, nunca de forma permanente por etapas cuando disponía de tiempo libre, en los últimos años antes de conocer los Mandalas me gustaba pintar paisajes sobre tela, flores, hacía carteras manteles, asistía a un taller donde me enseñaron técnicas de pintura sobre tela y cómo trabajar con este tipo de materiales que no estaba familiarizada ya que mis estudios eran de diseño gráfico y pintura artística.

Pero todo está unido, el mundo de las formas y los colores es uno y podemos desarrollar la  creatividad de infinitas maneras , mezclando materiales, métodos, experiencias.

Después de un periodo sin pintar llegó un momento un poco extraño, la salud no me estaba acompañando, tenía síntomas que no se sabía su origen, me recetaron tratamientos con fármacos sin resultado y lo que más me sobrepasaba era la incertidumbre, en espera de resultados tenía mucho tiempo libre, era hora de armar el tablero de dibujo pero no quería telas ni flores ni paisajes solo dibujaba formas geométricas, dibujos distorsionados, compre por primera vez pinturas acrílicas, y quería pintar sobre papel y madera, lo que más me asombraba es que siempre pintaba copiando del natural o de fotos, pero en ese momento todo lo que dibujaba y pintaba salía de mi cabeza.

En esa semana santa del 2011 viene a casa mi sobrina Jazmín que en ese momento tenía unos 6 años, vio lo que estaba pintando y me dijo “Tía dibujas Mandalas? yo la mire y dije, ¿que son los Mandalas? y ella me dijo lo que estás pintando, yo los pinto en la escuela para relajarme, y acto seguido me dibujó un mandala lo pinto y me lo dejo con un imán en la nevera.

En ese momento y hasta ahora comenzó mi curiosidad, investigación, búsqueda y amor por los Mandalas para saber que eran, como se hacían y sobre todo por que yo estaba de la nada dibujando Mandalas y como había conectado con ellos.

Aquí unos dibujos en papel de ese momento.